Más

    La Reseña: Eclypse – Memories in the Rain

    por Jandro Martínez

    He de declarar que si tanto me he demorado para hacer esta reseña en específico, es porque verdaderamente se me hizo todo un reto lograr entender de manera ágil la intención que querían transmitir sus creadores a través de este novedoso trabajo.

    Hace no pocos meses que este álbum cayó en mis manos, y de hecho quizás hasta haya sido de los primeros en tenerlo, pero justo desde la primera escucha ya mi pabellón auditivo me alertaba que, al menos a primeras, el álbum no iba a mostrarse precisamente como un trabajo del todo diáfano o inteligible, sino que al contrario, se harían necesarias largas sesiones de oída, para lograr desentrañar la esencia intrínseca dentro de cada una de las composiciones encontradas en su interior.

    ¿Qué de que álbum estoy hablando? Pues me refiero a un nuevo álbum de estudio titulado Memories in the Rain, perteneciente a una novicia banda habanera de rock y metal progresivo llamada ECLYPSE; y que se trata de un disco que, en los últimos días se ha convertido en un auténtico dolor de cabeza para mis neuronas rockeras más aventuradas y vanguardistas.

    Y ojo, quizás hasta aquí piensen que se trate de unas composiciones musicales de otro planeta, con temas de 40 min de abundantes sonidos extravagantes y artificiosas al estilo KING CRIMSON o de los nacionales ANIMA MUNDI; pero nada más lejos de la realidad. La complejidad reside en mostrarse como una compilación de siete temas, todos exclusivamente instrumentales, que de primeras no aparentaban para nada seguir una línea musical o conceptual del todo definida y que se caracterizan por ser considerablemente diferentes unas de otras.

    Si bien se aprecian matizadas con algunos toques de genialidad y con un experimentado trabajo de estudio, a la vez presentan un sinnúmero de atmosferas tan eclécticas y camaleónicas, con tantas altas y bajas, que tras mi primer encuentro con el mismo, he de confesar que lo percibí como una de esas joyas raras, que tu mente sabe y reconoce como un buen trabajo, pero que escapa a tu intelecto y, en consecuencia, también a tu gusto.

    Aun así, le di una segunda oportunidad, y una tercera y hasta una cuarta, así hasta que me di cuenta que me faltaba una pieza en el rompecabezas, una pieza que debía darme la luz para definir de una vez y por todas si llegaría comprenderlo o si debía finalmente abandonarlo y darme por vencido. ¿Por qué no preguntarle directamente a su principal creador, Nelson Rodríguez, si ya desde hacía algún tiempo ambos nos seguíamos en nuestras redes sociales? Lo cierto es que mi conversación con el principal creador de ECLYPSE se manifestó trascendental no solo para poder entender el álbum, y la intención que buscaba transmitir, sino también para darme cuenta que en mis manos había caído un proyecto totalmente nuevo y original, por completo diferente a aquello que buscan normalmente transmitir las bandas existentes en nuestro patio.

    Por supuesto que las canciones debían mostrarse radicalmente diferentes unas de otras, y eso lo comprendí al explicarme que su aparentemente invisible línea temática. Para mi asombro, consistía en expresar la intención del autor de plasmar sus sentimientos experimentados durante los primeros meses de la cuarentena.

    Sí, como lo leen, Memories in the Rain constituye una oda, mes por mes, a todo lo que sentimos durante aquellos primeros tiempos de aislamiento producto de la pandemia del Covid-19. ¿Les parece interesante? Vayamos entonces al álbum para que puedan entenderlo más en detalle.

    Dentro de Memories in the Rain

    Para sumergirnos en las propuestas que trae el álbum no podemos dejar de lado que el mismo se encuentra compuesta por siete pistas, cada una como representación cronológica de las sensaciones personales que el propio Nelson experimentara a partir del comienzo de la cuarentena desde principios de mayo. Ya teniendo bien claro este punto, pasamos a adentramos en su pieza introductoria: “Triangular Race”. Esta representa al fluctuante y sorpresivo mes de mayo en que iniciábamos la cuarentena de manera formal, y al que el autor definiera como un mes totalmente lleno de incertidumbre y con un giro inevitable hacia las ofuscaciones.

    Esta obra comienza con un inicio bastante desconcertante a mi valoración, con una mezcla entre efectos progresivos y toques de tambor al más puro estilo caribeño, que sin previo aviso saltan hacia una marcha rápida, intrépida pero sobre todo enérgica que tras pocos segundos vuelve a romper, ahora en un notorio final de golpe y porrazo. Lo cierto es que esta pieza se emprende fuerte a la vez que animosa, pero no logro discernir bien entre si se trata de una pista intro o una verdadera canción inicial. Si está más volcada hacia la segunda opción, la realidad es que se me hace demasiado corta y se detiene justo cuando va haciéndose de mi agrado, por lo que se hace inevitable que me deje con ganas.

    A esta le sigue “Impvlse”, canción que corresponde a junio y que Nelson define como un mes algo bipolar. Así queda plasmado en esta canción: se muestra moderna al principio, con muchos toques de la nueva escuela y con la utilización de no pocos efectos, pero cambia de base rítmica entre tres y cuatro veces a lo largo de sus cuatro minutos de duración. Te aseguro que te parecerá estar escuchando varias pistas a la vez y dentro de esta rapsodia rockera sentirás a través de sus últimos dos minutos, cuando bajan un poco el pie al acelerador y denotan más introversión, como la misma va transformándose en una pieza de auténtico deleite para tus oídos. Una vez más, aparece el final imprevisto, que de ahora en adelante te darás cuenta como pasa a ser un sello natural e intrínseco dentro de cada una de las composiciones de ECLYPSE dentro del álbum.

    A esta pista le sigue la que personifica el mes de julio, titulada “This week I’ve been mostly playing guitars”, una canción que ya por su título te hace entender que es lo que estuvo haciendo su creador durante un buen período. Esa pista se muestra algo más alegre y jubilosa, donde el solo de guitarra (que claramente demuestra el virtuosismo presente en su autor) se figura bastante desenfadado, sereno, sobre todo muy cargado de energía positiva que trasciende y logra transmitírtela hacia tu estado de ánimo prácticamente sin esfuerzo. Soy más de atmosferas lóbregas y sombrías, y lo he manifestado en anteriores reseñas, pero lo cierto es que este tema en particular no puedo negar que me agradó bastante; de ahí que la catalogue como una acertada y atinada composición.

    “Defi de machine” representa a agosto y esta sí que se muestra categórica a la vez que contundente. Presenta riffs firmes y ásperos, que se alejan por completo del virtuosismo anterior para ahora buscar una base rítmica fuerte que transmite seguridad y sea mucho más animosa. Sin embargo, esta es otra de las que se hace demasiado cortas a mi entender, pues aun cuando la disfrutas, en tu interior vuelve a quedarte la sensación de que podría ofrecer mucho más.

    No sucede así con la subsiguiente “A song for Elysiah”, la que sí se convierte en un significativo parteaguas dentro de todo el álbum. Muy influida por los característicos sonidos de New Age, denota un momento de introspección y de serenidad dentro de la mente de su principal músico. Es sencilla, templada, con una acertada contextura musical, pausada pero no al punto de caer en el aburrimiento, una representación de un reflexivo y absorto septiembre que lo cierto es que no puedo dejar de destacar como mi canción favorita de todo el álbum y que a mi gusto habría sido la más indicada para dar colofón a todo este trabajo vanguardista eclypsiano.

    Octubre queda encarnada en “The great plains”, otra pieza serena pero ahora más volcada a alguna que otra influencia de jazz. Esta pieza en general no creo que resalte mucho, de hecho la considero como una de esas clásicas pistas que pones de fondo para charlar entre amigos. Se revela técnica pero no artificiosa, fuerte por momentos, pero no demasiado. Eso sí: cargada de buenas y agradables sensaciones, lo que claramente se transforma en un punto a su favor.

    Pero aún falta una más, todavía queda la que simboliza al controvertido y aun latente mes de noviembre que tan lleno estuvo de sucesos en nuestro país. Y es que “Re))Evolucionary Sleeper”, refleja todos esos sentimientos de incertidumbre y perplejidad aun latentes en algunos de nosotros. A través de sus numerosos acordes va fluctuando entre atmósferas de exasperación que se alternan con otras de sosiego, todo ello exteriorizado por una más que evidente calidad técnica y por un esmerado y perfeccionista trabajo de producción. Quizás la hubiera cambiado de lugar, y la hubiera puesto un poco más arriba, pero tampoco es que pueda luchar contra los sentimientos personales de Nelson o contra el orden natural de los meses.

    Con ella y su susceptible solo final, se dará consumación a este más que novedoso trabajo de ECLYPSE, álbum que de seguro quedara recogido en los anales del rock y el metal cubano no solo como un recuerdo de aquello que sentimos y experimentamos durante los tiempos de pandemia del año 2020, sino además como un proyecto atrevido y osado, que buscó transmitir sensaciones en ausencia de palabras y que persiguió hacer algo sin precedentes en lo hasta este momento hecho en nuestro país. Su oda musical hacia lo que ha podido significar el coronavirus y sus consecuencias para cada uno de nosotros, quizás musicalmente no se lleve mi más alta calificación, pero no dejo de felicitar a sus autores y de reconocerlo como un proyecto muy interesante, que sin dudas, sentará bases para futuras propuestas más arriesgadas que intenten alcanzar lugares todavía no explorados. Dejemos que el tiempo sea quien me dé la razón, pero mientras esperemos que sorpresas nos regala en el camino esta novedosa banda habanera.

    Eclypse publica Memories in the Rain, su nuevo álbum de estudio (+ enlaces de descarga)

    Álbum: Memories in the Rain (2020)

    Banda: Eclypse
    País: Cuba (La Habana)
    Género: Rock progresivo, pero por momentos encuentras no pocas influencias de metal, Jazz y hasta de New Age.

    Lista de canciones:
      1. “Triangular Race”
      2.  “Impvlse”
      3. “This week I’ve been mostly playing guitars”
      4. “Defi de machine”
      5. “A song for Elysiah”
      6. “The great plains”
      7. “Re))Evolucionary Sleeper”

    La Habana (1997). Estudiante de Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana. Colaborador de la sección de reseñas en Opía Magazine. Músico frustrado con amor sin límites por el sonido de la guitarra distorsionada. Actualmente cursando la carrera mas difícil de todas: ser padre.

    Jandro Ariel Martínez Romero
    La Habana (1997). Estudiante de Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana. Colaborador de la sección de reseñas en Opía Magazine. Músico frustrado con amor sin límites por el sonido de la guitarra distorsionada. Actualmente cursando la carrera mas difícil de todas: ser padre.

    Ultimos Artículos

    Artículos relacionados

    1 COMENTARIO

    1. Que gran sorpresa OPIA!
      Realmente no estaba esperando esta reseña para hoy, y en serio estoy que lloro de alegria jaja.
      Mas que un privilegio para ECLYPSE poder tener esta valoracion dentro de lo que se ha convertido en el mas grande proyecto que hace mucho tiempo la escena necesitaba: una revista como OPIA MAGAZINE, y todo el personal que agrupa.

      Y sobre todo agradesco a Jandro por su afilado oido, por sus tan atinadas palabras, y sobre todo por haberse tomado el tiempo de escuchar a tantisima profundidad este album. Jandro, en serio tu labor de reseñista es algo que toda la escena del rock cubano necesitaba hace muchisimo tiempo: un critico que supiese juzgar la obra con total preparacion y con amplio conocimiento de estandares actuales….. En serio brother, te lo agradesco de corazon.

      Y por supuesto, gracias a toda OPIA MAGAZINE por darnos este lugar a todas las bandas cubanas.
      Nos vemos dentro de poco con mas y mejor musica por parte de Eclypse. Un gran abrazo amigos!!

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Junior Hernández Castro on ¿Qué hay de nuevo con Kreator?
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)
    Junior Hernández Castro on ¿Qué hay de nuevo con Kreator?
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)