Más

    Five Finger Death Punch: un vistazo a “House of The Rising Sun”

    Aún recuerdo la primera vez que escuché un sencillo del grupo FIVE FINGER DEATH PUNCH (en lo adelante, 5FDP). Tal vez no era la metralla de riffs y batería a la que nos tiene acostumbrado. El tema “I Apologize” posee una cadencia temática más, se puede decir, “suave”, que el resto de las canciones del grupo. Sin embargo, esta banda ha logrado cosechar varios hits musicales, como: “Jekyll and Hyde”, “My Nemesis”, “Under and Over It”, o el recién video estrenado, “Living The Dream”, temas que hacen retumbar las paredes del cuarto más sólido.

    Aquí prefiero detenerme: los videos de 5FDP pueden ser considerados verdaderas obras de arte. Una mezcla perpetua entre concepto, música, “locura” e imagen. La estética de sus creaciones no rompe con lo que quieren expresar y mucho menos con la sonoridad que producen; por el contrario, lo exalta a niveles insospechados (no sé si será consciente o no). Estos audiovisuales que, a simple vista parecen una insólita demencia, en realidad forman parte de la misma campaña de publicidad del grupo.

    ¿A qué me refiero con esto? Sabiendo que ese es uno de los objetivos de los videos clip, más allá de darle un cuerpo visual al mundo que nos genera una canción y dar a conocer el producto de la agrupación, los clips de 5FDP llegan a formar parte de la escenografía que vemos en sus conciertos, de los directos que fomentan sus redes sociales y de la estética expresionista que practican. De esta forma, crean una inmersión inmediata y constante en su mundo de “metal pesado”, haciéndonos asiduos residentes en vivo de su música y sus conceptos.

    Siguiendo estos preceptos, una vez más 5FDP realizó un homenaje impactante y poderoso al clásico y multiversionado tema, “House Of The Rising Sun” (5FDP quería incluirse en la inmensa fiesta alrededor de esta canción que hizo famosa THE ANIMALS en 1969). “House Of The Rising Sun” es un sencillo que desde sus primeras versiones deriva a un universo de decadencia y malos hábitos; en ocasiones, observada directamente con la realidad de los prostíbulos y las apuestas. THE ANIMALS rompió records mediante este tema al dejarle su sello muy particular del blues eléctrico y la voz estrepitosa de Eric Burdon. La agrupación protagonista de este artículo realizó algo similar: le impregnó su cuño específico e incluso se tomó hasta la licencia poética de cambiar par de palabras atrevidamente (New Orleans vs Sin City).

    Todo comienza por la apertura de varias imágenes sobre el desierto de Nevada. Rápido, un “fotingo” modificado se roba el protagonismo y mientras recorre, entre velocidad, derrape y murumacas las polvorientas arenas del territorio, la música va escalando. Dentro del vehículo, están los integrantes el grupo, que se dirigen a lo que sería una alocada fiesta en el medio de desierto.

    Hay dos cosas singulares que señalar aquí. Primeramente, “High Desert – Nevada” (así nos lo presentan escondido en una esquina del fotograma, segundos), una locación real. Esto nos inspira a creer una realidad que se vive aquí y ahora, una inmediatez voluminosa regida más bien por la fuga y extravagancia de sus protagonistas de crear una fiesta con temática distópica en el desierto de Nevada. Este juego de realidad/distopía está imbricados en el concepto de la letra que se desarrolla en “House…” (por lo cual, y analizándolo a fondo, no nos crea una disonancia cognitiva), no tanto en la primera canción (“You” – álbum: The Wrong Side Of Heaven And The Righteous Side Of Hell, Volumen 1) que da bienvenida al clip, a la fiesta, a la locura, el alcohol y las mujeres, (que es el tema idóneo para este escenario, la verdad) más bien en base a fomentar las dos piezas de este lujoso homenaje.

    En segundo, la cereza que completa este delicioso pastel musical sería la puesta en escena que nos crean los directores Brian Neal y Zoltan Bathory (guitarrista y cofundador de la agrupación), quienes bajo una supuesta realidad nos trae a acotación un bombardeo constante de carros, maquillaje, vestimentas, acciones y utensilios adaptados de la franquicia de culto, Mad Max (George Miller, trilogía de 1979 a 1985). Increíble. Amanece sobre el desierto, las personas se levantan después de una revuelta brutal, el sonido de “House Of The Rising Sun” indica que es solo el comienzo de este nuevo mundo desde un nuevo día.

    A tomas altamente vertiginosas por momentos y en cámara lenta en otros (tal vez un poco esquemático y repetitivo), respetando una secuencia que capte cada detalle, es como los directores nos recrean un miniverso del mundo de Mad Max. A Dos años de estrenarse Mad Max: Fury Road, Five… retorna al estrellato, en un ambiente musical y perfectamente armonioso bajo las letras de “House Of The Rising Sun”, esta trilogía de culto. Un metraje postapocalíptico donde el pecado y la decadencia se emparejan como los lideres principales que dirigen la trama y la acción. Como ya ocurría en el audiovisual “California Love” del raper 2pac Shakur y el productor musical Dr. Dre.

    A veces es interesante comprobar cuán malo puede ser un filme, sin embargo, no es el caso, cuando te mantiene concentrado sobre lo que sucede en el video. Las simbologías y concepciones que la canción trata de revelar van al unísono (no hablamos solo de la tarea del espectador, sino de la maestría con que se realiza una película: set, cámara y acción!). Tan siquiera la laguna existente en la historia distópica con mafiosos de la década del treinta que con absoluta prepotencia prestan dinero para apuestas, nos hace dudar de la excelencia de la historia que nos cuenta el grupo.

    Referencias como la reproducción similar de la famosa carrera/persecución por el desierto, Ivan, vocalista de la banda, fomentando un papel tan poderoso y minuciosamente caracterizado como Nigthrider, líder de la pandilla, quien manda sobre el caos, las Mutiny’s Deadly 7 girls que acompañan la anarquía (una intensa palabra clave para dicha trama) y la desobediencia, reinas de la rebeldía; serían la insignia plena que cierre el admirable homenaje, legándonos que “entre la locura existe un necesario y pleno orden”.

    En este video, observando lo supuestamente malo de este mundo a pocos segundos de finalizar, se nos queda la cara de satisfacción y autocomplacencia de Ivan, ya eso nos lo dice todo, lo resume todo. Después de perder la apuesta, el dinero perdido, ser capturado por los gánsteres del treinta y enfrentar a la muerte a boca de cañón, el mensaje es transparente, alto y claro: se vive para disfrutar, “el ganador se lo lleva todo” incluso con los ojos ante el juicio final.

    Con temas así de 5FDP hay que dejar que retumbe el cuarto y de paso, se caigan las paredes.

    La Habana (1996). Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de La Habana. Cinéfilo y editor. Aspirante prematuro a director. Novelista, poeta y loco.

    Daryel Hernández
    Daryel Hernández
    La Habana (1996). Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de La Habana. Cinéfilo y editor. Aspirante prematuro a director. Novelista, poeta y loco.

    Ultimos Artículos

    Artículos relacionados

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Héctor Ramírez ( el musa) on La Reseña: Sex by Manipulation – Submission
    Hilberto Ivanovich on Cinco datos curiosos de Rammstein
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)
    Héctor Ramírez ( el musa) on La Reseña: Sex by Manipulation – Submission
    Hilberto Ivanovich on Cinco datos curiosos de Rammstein
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)