Inicio Noticias Mundo Rock La Reseña: Seether – Poison the Parish

La Reseña: Seether – Poison the Parish

La Reseña: Seether – Poison the Parish

por Jandro Martínez

“¡No son más que una copia mejorada de Nirvana, y por ello su tiempo ya pasó!” Este es el argumento que, aunque nada más lejos de la realidad, han utilizado históricamente los detractores de la banda que les traigo en esta ocasión. Y es que con sus ya 21 años de carrera SEETHER, por más que se ha esforzado, no logra salir de esa etiqueta sobreimpuesta, no importa que tanto hayan buscado un sonido propio ni que tan buenos y perfeccionados hayan sido sus trabajos.

El trío procedente de Praetoria, en la lejana Sudáfrica, y que cuenta con Dale Steward, John Humphrey y Shaun Morgan en su nómina, por más que demuestran su aptitud una y otra vez siempre han estado imbuidos por la polémica y me atrevería a decir que hasta un poco también por la mala suerte. Las no pocas contradicciones con sus disqueras, las adicciones repetitivas al alcohol por parte de Morgan, su vocalista, y la sonada querella que ocurrió entre este y su exnovia, la conocidísima Amy Lee (que por cierto desencadenó intercambios de canciones bastante interesantes entre ambos), no les han permitido llegar más lejos, aun cuando su calidad musical bien pudo haberlos llevado a ser fácilmente uno de los máximos referentes del movimiento alternativo contemporáneo.

Y ojo, quizás no sean un grupo que desborde virtuosidad por los cuatro costados, pero su estilo particular a la vez que versátil, hace de ellos una muy buena banda, tanto así que me atrevo a decir que todos sus discos son excelentes, en particular el que les comento en esta ocasión: Poison the Parish.

Este álbum saldría a la luz en 2017, y desde entonces no ha parado de recibir elogios de la crítica especializada, aunque curiosamente al mismo tiempo pasara relativamente desapercibido para el público internacional (y estoy más que seguro que también el de nuestro país) por ello me he decidido traérselos y así de paso invitarlos a que le den una oportunidad.

Dentro de Poison the Parish

Dicho esto, pasemos entonces a la descripción de lo que van a encontrarse dentro del álbum, uno de los más potentes y pesados de toda la trayectoria musical seetheriana. Luego de pasarte un rato observando una curiosa y chocante portada en la que se aprecia una especie de obispo-conejo-diabólico (o al menos eso es lo que mi intelecto llega a interpretar) nos encontramos con 12 canciones que se caracterizaran por una atractiva manufactura y por una vena de sensibilidad sobrada e interesante.

Comienza con “Stoke the Fire”, canción con una intro que parece sacarte de un profundo mundo sumergido. Es una pista cañera, donde se aprecia a la perfección lo que es SEETHER: una banda potente, con alma propia y con riffs pegadizos que se acoplan a una voz rasgada que denota en demasía cuán rabiosa, sensitiva y rencorosa puede llegar a ser. Musicalmente quizás este tema no sea nada del otro mundo pero ese final de canción con los sentidos alaridos de Morgan hacen de ella una pieza que tu cerebro rockero te obligara a escuchar más de una vez.

Le sigue “Betray and Degrade”, esta saca un poco el pie del acelerador y presenta una carga melódica más apreciable, o al menos así es hasta el minuto 3:00 cuando vas sentir ganas de romper la inercia y lanzarte al más puro headbanging que sabes que puedes hacer. Otra de las que cierra de manera magnifica y que me gusta mucho la manera en la que le dan conclusión. “Something Else” se convierte en un punto medio entre dureza y serenidad, y por ello considero que se queda algo por debajo dentro del trabajo conceptual que presenta el álbum. Recuerda mucho a los anteriores discos del grupo y si bien no la catalogaría como una mala canción, sí creo que está en un lugar desacertado. Es mucho el contraste existente entre esta y las dos anteriores.

“I’ll Survive” vuelve a traerte al lugar donde estábamos en un principio. Aquí hacen una mezcla entre sonido grunge y metal alternativo norteamericano, a la vez que muestran una base coral y melódica que es para nada desdeñable. Si bien es pausada y algo laxa tiene ese toque necesario para no caer en el hastío y el aburrimiento, además de que el solo de guitarra, aunque no sea una joya en lo que a cualidad se refiere, tampoco es que esté nada mal.

“Let You Down” es sin duda una de las mejores del todo el conjunto. Una pieza poderosa, con riffs fuertes y con estribillo adhesivo que hacen la hacen bastante buena en su totalidad. Destacable el trabajo del bajo, que aquí sin dudas se lleva el papel protagónico mirándola a través de la arista propiamente musical.

A esta le sigue “Against the Wall”, la que, si no fuera por algunos momentos, casi llegaría a ser una balada. La voz limpia de Shaun Morgan es sencillamente hipnótica y esto quizás sea lo más destacable que pueda acentuar de la misma. Lo mismo sucede con “Let me Heal”, aunque esta sí que tiene su momento metalero a mitad de la canción que te deja por completo impresionado. La octava pista “Saviours” la contemplo como un auténtico hit dentro de toda la carrera de Seether y hasta ahora la reflexiono como de lo mejor que he escuchado de ellos durante toda su carrera. Una voz limpia atractiva, unas lyrics que no decepcionan, una contundente base rítmica y un excelso trabajo de batería que te llevará a querer mover la cabeza sin importar donde estés, sobre todo cuando se acerca a su final.

Ahora, después de esa subida de adrenalina, es difícil que puedas volver al estado de reposo y el trabajo conceptual del álbum lo entiende a la perfección, por lo que a continuación te lanza dos temas igual de cañeros: “Nothing Left”, con la que a través de abundantes progresiones coquetean con el sonido del nu metal a inicios de los 2000 y te transportan a una atmosfera de locura demencial (esta me gusta pero no acaba de convencerme), y “Count me out”, con la que regresan a sus primeros tiempos de post-grunge y en la que Morgan vuelve una vez más a hacer gala de su impetuosa capacidad vocal, demostrando que puede ser un maestro tanto en voz limpia y melódica como en la rasgada y quebradiza. Allana muy bien el camino para la llegada de la que es, por encima de todas las demás mi preferida del álbum.

“Emotionless” se convierte en una legítima obra maestra para mi pabellón auditivo y presenta características dignas de exaltación. Es por mucho la canción más oscura del álbum, tanto en riffs como en letra, y a través de ella presentan un sonido de guitarra, macizo, enfadado y gravoso, que no pensé encontrar aquí, pero que admito que me ha dejado por completo sin palabras. Por momentos vuelve a traerte a la luz a través de algún que otro acorde mucho más diáfano, dándose así un contraste fenomenal, pero inmediatamente te arrastra de nuevo a ese submundo lóbrego y resentido del que ellos se encargan que no tengas intención de salir y te quedes muy cómodo estando en él.

Quizás hubiera sido el tema ideal para haber cerrado el álbum, y que de paso te quedaras con ganas de más, pero lo cierto es que decidieron agregar otra canción que por mucho que te esfuerces no logras hacer que encaje con todo con lo anterior. “Sell my Soul” será la encargada de poner fin a Poison de Parish y a través de este corte netamente acústico busca regresarte a un mundo en el que aún hay esperanza y expectación, aunque sin dejar ese toque melancólico y algo country que tanto los identifica (aunque yo, la verdad, prefería quedarme en la atmosfera anterior).

A través de ella dan cierre al que considero, si no el mejor, uno de los mejores álbumes de los que he escuchado dentro de toda la carrera de SEETHER. Con Poison the Parish dan muestras una vez más de su calidad inherente como agrupación y redondean sus hasta ese momento 18 años de vida subidos a un escenario con instrumentos en mano. Las abundantes y cada vez más perfeccionadas combinaciones de melodía y pesadez hacen de ella una banda que por mérito propio y a golpes estoicos bien puede acabar de salir de esa etiqueta “nirvanera” y pasar a convertirse en un adecuado referente musical para nuevas agrupaciones. Yo, por mi parte, ya te adelanto que es uno de los mejores álbumes de rock alternativo que he escuchado en los últimos tiempos, así que te lo recomiendo y de paso te invito a que si aún no lo has escuchado le des su oportunidad, al menos una vez, en tu lista de reproducción. La versatilidad y la sensibilidad de SEETHER bien puede llevar a cautivarte.

Ficha del disco

Álbum: Poison the Parish (2017)
Banda: Seether
País: Sudáfrica
Género: Hard Rock, Post-Grunge, Alternative Rock, Heavy metal.

Lista de canciones:

1. “Stoke the Fire”
2. “Betray and Degrade”
3. “I´ll Survive”
4. “Let You Down”
5. “Against the Wall”
6. “Let me Heal”
7. “Nothing Left”
8. “Count me out”
9. “Emotionless”
10. “Sell my Soul”

 

La Habana (1997). Estudiante de Licenciatura en Historia en la Universidad de la Habana. Colaborador de la sección de reseñas en Opía Magazine. Músico frustrado con amor sin límites por el sonido de la guitarra distorsionada. Actualmente cursando la carrera mas difícil de todas: ser padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here