Más

    ¿Qué pasó con Los Beatles en Cuba? (I) Entrevista de Ernesto Juan Castellanos a Papito Serguera, ex director del ICR

    Cinco décadas después de los sesenta, aquellos años turbulentos de donde brotan tantas historias de censura contra Los Beatles en Cuba, múltiples son las miradas al fenómeno y, más aún, las interrogantes. Ernesto Juan Castellanos, periodista, escritor, promotor e investigador, dedicó una buena parte de su vida a develar los entresijos que llevaron al problema con los Fab Four en el país.

    En 2001, mientras trabajaba en su libro John Lennon en La Habana: with a little help from my friends (Ediciones Unión, 2005), el creador del Proyecto Jam With Me logró entrevistar a Jorge “Papito” Serguera, quien estaba al mando del Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR) cuando Los Beatles alcanzaban la cima y escucharlos en Cuba era bastante problemático… A continuación, compartimos algunos fragmentos de ese diálogo, que puedes leer íntegramente en el pdf que adjuntamos al final del post.

    "Los Beatles nunca estuvieron prohibidos en Cuba"
    Entrevista a Papito Serguera

    por Ernesto Juan Castellanos

    (…) Por mi exigua cultura radial y televisiva, cuando comencé a investigar cómo funcionaba en Cuba la promoción de lo que se conocía como “música popular”, sobre todo la anglófona, traté de localizar a los promotores musicales de aquellos años. Solo que muchos ya no estaban a mi alcance. Unos porque habían dejado el mundo de los pecadores, y otros porque vivían a noventa millas al norte.

    Pero aún quedaban algunos con memoria suficiente como para recordar aquellos años bajo el azote de mi acucioso cuestionario. Tuve la gran suerte de localizar a Jorge Serguera. El nombre puede sonar ahora algo insípido y común, pero si aclaro que su nom de plume es Papito Serguera, el director general del ICR entre 1966 y 1973, quizás comience a tomar matices, aunque sea con un cierto sabor amargo en la memoria de muchos jóvenes de entonces, ahora cincuentones y sesentones.

    Porque Papito lleva una coletilla gris en su nombre: se dice que él fue quien prohibió a Los Beatles en Cuba.

    (…)

    “Mira, no fui yo quien prohibió a Los Beatles, y te voy a hablar de eso más adelante (…) Cuando yo comencé en el ICR, allí había mucho desorden, porque todo el mundo se sentía dueño de aquello. Y al yo tomar medidas para erradicar eso, se perjudicaron, como tú comprenderás, cientos de intereses. Y tantos intereses perjudicados no iban a quedarse callados. Esa contradicción, de la única manera que te la puedo explicar en una etapa en la que tuve que acabar con los intereses predominantes y establecer nuevas reglas de funcionamiento y organización, dio lugar a la desaparición de los mediocres. Algunos se fueron para los Estados Unidos, otros para sus casas y otros para otros ministerios".

    ¿Y qué pasó con Silvio Rodríguez?

    Me atribuyen un incidente con Silvio, y es verdad que lo hubo. En primer lugar, Silvio tenía un programa en la televisión que se lo di yo: “Mientras tanto”. Él comenzaba y tenía calidad (…) Lo pusimos en el canal 2 para levantar la televidencia de ese canal. Y pegó.

    En una ocasión, Silvio hizo una apología de Los Beatles en el programa, no sé si fue porque Moya (el director) lo escribió en el guion. Y vino alguien y me lo dijo. ¡Si él estaba allí para tocar su guitarra y cantar sus canciones, ¿por qué tenía que buscarme líos con Los Beatles?! ¡Que deje a Los Beatles en paz! Dijo algo así como que él se inspiraba en ellos… Está bien, pero allí había una polémica muy seria, chico.

    Revolver Beatles

    Déjame decirte lo siguiente: Yo oigo a Los Beatles y los he oído toda la vida. Ahora bien, había dirigentes nacionales que estaban en contra, no de ellos, sino de la llamada “música moderna”, que había cambiado los timbres y sonoridades de cuando éramos adolescentes. Y había otros que estaban en contra de la música cantada en inglés, porque según ellos deformaba la ideología. ¿Tú me entiendes, ¿verdad? Era gente con mucha autoridad. Era una presión increíble, porque era una presión poderosa (…)

    ¿Pero tanto lío por haber dado una simple opinión sobre Los Beatles?

    Sí, chico. Si tú estás para cantar, no me des esos criterios. En un tema tan candente como era en esos momentos el de la música moderna, que tú te me bajes con una apología de Los Beatles, y a través de un medio masivo, ¡y en vivo…! Si hubiera sido un programa grabado y hubiera tenido tiempo para corregirlo, le hubiera dicho: “se te fue la mano aquí”. Pero para entonces, desafortunadamente, ya existía una enemistad personal entre Silvio y yo.
    Alfredo Guevara, por su parte, que estaba en el ICAIC, hizo un grupo experimental de música y se llevó para allá a Leo Brouwer, a Silvio y a dos o tres más. Y parecía el protector frente a la agresividad y violencia cultural de Papito Serguera. No, chico, ni yo soy un violento cultural ni nunca he violentado culturalmente a nadie (…)

    (…) Yo no tengo predilección por ningún timbre musical, pero respeto los gustos de las personas. Así que no soy capaz de imponerte una música. Creo que fue una visión equivocada del problema por parte de algunos compañeros. Pero bien, uno también tiene que tener en cuenta eso, porque en la política tú no andas solo. Quiero decirte que en el problema mío de la dirección del ICR jamás interfirieron Fidel o Raúl. Ellos siempre respetaron mis puntos de vista, aunque a veces me plantearan algunas preocupaciones. Entonces estaba de moda aquella famosa cosa del diversionismo ideológico (…)

    ¿Y cuando aquello a usted le gustaban el rock and roll y la música en inglés?

    ¡Pero claro! Mira, yo vivía en Nueva York antes del triunfo de la Revolución y oía mucho rock and roll. Ahora, te estoy diciendo que el problema no se estaba planteando en el terreno de la música, sino de la política. Y yo no tenía nada que ver con eso, pero tenía que responder disciplinadamente a los problemas políticos, porque uno no es revolucionario impunemente.

    Ahora bien, ¿quieren discutir eso conmigo? ¡Pues vamos a discutirlo por la radio, la televisión o con la pluma en la mano si es necesario! ¡Que no me vengan con historias! (…) ¿Qué es lo que pretenden? ¿Disminuirme, humillarme o desacreditarme? ¡Si persigues alguna de las tres y quieres sancionarme históricamente, vamos para la prensa pública y vamos a la polémica! Abre las páginas y vamos para la calle. Y no me estoy refiriendo a la máxima dirección de la política en Cuba, sino a aquellos que propagaron esos rumores.

    (…)

    ¿Y usted escuchaba a Los Beatles mientras estaban prohibidos?

    ¡Los escuchaba y los sigo escuchando! Y quien te diga que no lo hacía te está diciendo mentiras. Mira, yo no quería usar calificativos para no ofender, pero lo que pasó con Los Beatles y la música en inglés fue que el ICR era un medio que estaba monopolizado por gente de la pseudocultura.

    ¿Y hasta cuándo estuvo dirigiendo ese medio pseudocultural?

    Hasta el año '73, y nunca más volví. Cuando he ido a ver a algún amigo mío lo he visto afuera, en la acera. Además, no me interesa (…)

    ¿Por qué se fue del ICR?

    No, en política yo no me voy de ningún lugar; me van.

    Bueno, ¿por qué lo fueron?

    Me imagino que la presión de todos los intereses que dañé tiene que haber sido muy grande, porque esas cosas no ocurren impunemente. Pero no fue porque hubiera un error en específico.

    (…)

    Sin embargo, tengo entendido que en 1966, cuando usted comenzó a dirigir el ICR, ya se estaba produciendo un cambio en la política cultural y se estaba comenzando a divulgar algo de música en inglés.

    No, eso no es verdad. Al contrario, cuando yo llegué fue todo lo contrario. Mira, siempre se puso música en inglés, pero no había una prohibición por escrito. Lo que había era… Mira, chico, ¿quieres que te explique el origen del mal? El origen del mal está en que los problemas culturales, cuando se ven impactados por la política, conducen a errores.
    Ahora bien, los problemas políticos son fundamentales antes de los culturales. ¿Y qué ocurre? La defensa de la Revolución lleva a decisiones que son acertadas o desacertadas. Toda decisión en la política es coyuntural. Si no, hubiera una receta para la política como la hay para hacer un huevo frito (…)

    ¿Cómo era la política que definía qué se podía o no poner en la radio y la televisión?

    No existía tal política en la COR (Comisión de Orientación Revolucionaria), hoy DOR (Departamento de Orientación Revolucionaria). Esa tuve que elaborarla yo con la gente que me ayudó en la estructura del ICR.

    ¿Y cuándo comenzó a desmembrarse esa situación?

    No lo sé. El problema es que aquello se convirtió en ley, en directiva, a lo mejor de la COR, a lo mejor del Partido Comunista de Cuba. Y hubo sanciones a los jóvenes, y hasta gente separada de la UJC y del PCC. Y ello también valía para el pelo largo. Ahora, ¿por qué me van a echar a mí la culpa del pelo largo, si no tengo nada que ver con eso, porque yo era de los barbudos y peludos de la Sierra Maestra? ¿Por qué la van a coger conmigo? ¿Por qué van a hacer recaer toda esa responsabilidad en Papito Serguera?

    ¡Pero en el ICR tampoco dejaban que la gente tuviera el pelo largo!

    Coño, pero si te lo estoy diciendo. A mí me llamaban: “¡Oye, no puede ser!” ¿Y qué tú quieres que yo haga? Dime, ¿qué hubieras hecho tú? ¡Es increíble! Yo entré a La Habana el 8 de enero de 1959 con un pelo largo que me daba por aquí. Y lo mantuvimos así hasta que nos pelamos. El pelo largo y la barba los inventamos nosotros mismos, los rebeldes. Y de pronto aquello fue una prohibición… ¿Qué tiene que ver el pelo con la gente o con sus ideas? (…)

    (…) Nunca me imaginé lo que era el ICR, porque si lo hubiera sabido, jamás hubiera aceptado su dirección. Pero te digo una cosa. Ni Los Beatles, ni ningún grupo musical extranjero, estuvieron prohibidos en Cuba en mi tiempo. ¿Qué ocurrió? Los Beatles eran, de una manera o de otra, representantes de una música cuyas tonalidades habían cambiado en relación con las anteriores. Entonces, objetivamente, como ocurrió esto de Silvio, se me quiso ver a mí como un enemigo de la llamada “música moderna”.

    Ahora bien, los rumores no hay quien los detenga. Había instituciones para discutir eso. ¿Por qué no se va a esas instituciones de origen a pedirles una explicación? ¿Por qué van a decir que todo eso dependió de Serguera, porque era el director del ICR? ¿Qué tengo yo que ver con eso? Vamos a hablar de manera institucional y a oírle a cada cual sus razones. A lo mejor vas a descubrir que yo era de los que estaba en contra de que se tomaran esas medidas. La música moderna se consideraba diversionismo ideológico. Y yo no inventé esa frase. Yo consideraba que eso era un error, un absurdo, un disparate, que la música no tiene barreras.

    Y si no estaba a favor de todo aquel absurdo, ¿por qué no trató de hacer entrar en razón a quienes pensaban que la música en inglés y el pelo largo eran síntomas de debilidad ideológica?

    Sí, lo hice, y aún conservo algunas cartas que escribí a altos dirigentes de este país donde yo doy mi opinión sobre el tema.

    ¿Y le respondieron?

    No. Esas cosas no se responden.

    13 de abril de 2001

    Para leer la entrevista completa, puedes descargarla el pdf haciendo click aquí.

    Vea también:

    ¿Qué pasó con Los Beatles en Cuba? (II) Rock, censura y visiones contrapuestas

    Ernesto Juan Castellanos

    La Habana (1963- ): Escritor, periodista, investigador y promotor cultural cubano residente en los Estados Unidos. Es autor de varios textos sobre Los Beatles y su presencia en Cuba. Actualmente trabaja en la producción del documental Havana Jam '79.

    Avatar
    Ernesto Juan Castellanos
    La Habana (1963- ): Escritor, periodista, investigador y promotor cultural cubano residente en los Estados Unidos. Es autor de varios textos sobre Los Beatles y su presencia en Cuba. Actualmente trabaja en la producción del documental Havana Jam '79.

    Ultimos Artículos

    ¡Concierto de Fingerprint este viernes!

    La banda celebrará su aniversario en el Patio Colonial de la AHS.

    Anuncian gigantesco livestream en tributo a Alice in Chains

    Además de los propios Alice In Chains, también actuarán Metallica, Korn, Corey Taylor, Billy Corgan, Mastodon, Duff McKagan, miembros de Soundgarden y Jane’s Addiction, Mark Lanegan, Fishbone y muchos más.

    Revelan nominados a los Premios Grammy por mejor interpretación de metal (+ videos)

    Los resultados serán dados a conocer el próximo 31 de enero.

    Fallen revela primeros detalles de su disco Singularity

    La joven banda habanera se encuentra enfrascada en la producción de su debut discográfico en Puntal Records.

    Artículos relacionados

    1 COMENTARIO

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Héctor Ramírez ( el musa) on La Reseña: Sex by Manipulation – Submission
    Hilberto Ivanovich on Cinco datos curiosos de Rammstein
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)
    Héctor Ramírez ( el musa) on La Reseña: Sex by Manipulation – Submission
    Hilberto Ivanovich on Cinco datos curiosos de Rammstein
    Dagoberto Pedraja. on El lado literario del rock (I)
    Javier Rodríguez Delgado on El lado literario del rock (I)