El lado literario del rock (III)

0
760

Tanto en lírica como en concepto, no pocas obras literarias se encuentran filtradas en las melodías rockeras que disfrutamos a todo momento. Sobre rock y literatura volvemos a conversar en Opía durante esta tercera entrega de “El lado literario del rock”, de la mano de nuestro colaborador, Raúl Cardona.

por Raúl  Cardona

Entre los creadores que se han valido de las influencias literarias se encuentra nada más y nada menos que Marilyn Manson, y un ejemplo de ello lo constituye la canción “Coma White”: una referencia indirecta al Soma, la droga que Aldous Huxley imaginó para su novela Un mundo feliz. “The book of Taliesyn” de Deep Purple está inspirado en el nombre del manuscrito galés más afamado de versos medievales de tradición celta. El grupo británico Supertramp toma su nombre del libro de W. H. Davies, The Autobiography of a Super-Tramp, publicado en 1908. El disco de Meat Loaf, Bat out of Hell estuvo inspirado en Peter Pan, con letras de Jim Steinman.

Sargento Pimienta

“Goodbye Yellow Brick Road”, de Elton John, tiene como base al camino de lozas amarillas de El Maravilloso Mago de Oz, de Frank Baum, en tanto “Romeo and Juliet”, de Dire Straits, está inspirada en la tragedia más famosa de William Shakespeare. La influencia de Alicia en el país de las maravillas vuelve a planear por encima de “Lucy in the sky with diamonds”, escrita por John Lennon para el disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

A Rush, como ya hemos apuntado, se le conoce por sus temas épicos y míticos basados en la literatura: “The Necromancer” es un personaje que hace referencia al Sauron de Tolkien (El Señor de los Anillos), mientras que los tres viajeros no son otros que Frodo, Samsagaz y Gollum, en “A Farewell to Kings” básicamente se profundiza sobre el choque entre los dioses griegos Apolo y Dioniso; y la canción “Rivendell” toma el nombre de la famosa ciudad élfica aparecida por primera vez en la novela El Hobbit, de Tolkien.

Lord of the Rings

El nombre del tema “Unquiet Slumbers for the Sleepers/In That Quiet Earth” del disco Wind and Wuthering, de Genesis, es la frase con la que acaba el libro Cumbres Borrascosas, y de alguna forma también pueden observarse algunos guiños de Peter Gabriel a H. G. Wells y a H. P. Lovecraft en “The return of the giant Hogweed”, o a Lewis Carroll en “Supper’s ready”. “Amar es Combatir”, poema de Octavio Paz, fue también el título de un disco de Maná.

El compositor, productor, músico y cantante Eric Woolfson grabó Freudiana, basado en la obra del famoso psicoanalista, en tanto la banda de rock de origen britanico Bauhaus (iniciadora del movimiento gótico) se basó en la escuela de arte del mismo nombre, influenciada por obras de Horace Walpoe y Lord Byron. El nombre del grupo alemán de krautrock Popol Vuh está asimismo basado en el considerado texto fundador de la civilización maya, y además grabó “Nosferatu”, adaptación del Drácula, de Bram Stoker.

DraculaLa banda italiana de rock progresivo Premiata Forneira Marconi también publicó una ópera rock titulada Drácula, inspirada en el vampiro más famoso del mundo. El grupo de rock progresivo Yes editó Tales of Topographic Ocean, con notables influencias del Shastra (texto del hinduismo).

La banda alemana perteneciente Tangenire Dream publicó en Exit el tema “Pilots of the Purple Twilight”, basado en el texto de Tennyson; y luego en “Tyger” incluyen la voz de Jocelyn Bernardette cantando poemas de William Blake. La séptima canción del segundo disco de Metallica, “Creeping Death”, está basada indirectamente en un pasaje bíblico del Éxodo, específicamente en la muerte de los primogénitos.

Las letras de Bono (U2) están relacionadas con varias obras de la literatura, y considero que el libro más influyente ha sido la misma Biblia, en canciones como “Until the End of the World” (relación Judas/Jesús) o “40” (literalmente el Salmo 40). Los Ramones sacaron a finales de los 80 la canción “Pet Sematary” (Sementerio de Mascotas, escrito con ese error ortográfico), basada en la novela de terror de Stephen King. “Anabel Lee”, de la banda de rock español Radio Futura, está basado en el poema de Edgar Allan Poe y hasta Iced Earth se inspira en la obra de John Milton, Paradise Lost, que además le dio nombre a la famosa agrupación de metal gótico.

héroes del silencioLa banda española de rock Héroes del Silencio tiene varias influencias como William Blake, Charles Baudelaire, Alejandro Casona, Mario Benedetti y Amado Nervo. En “Sympathy for the devil”, de The Rolling Stones, parece haber influencia de varios escritores como Bulgákov o Baudelaire; y el nombre del grupo de hard rock, Uriah Heep pertenece a un peculiar y malvado personaje de la novela David Copperfield, de Charles Dickens.

En general, mucha de la música de Slayer está inspirada en las lecturas de Tom Araya, y precisamente las letras de Divine Intervention fueron escritas por el bajista y cantante bajo la influencia del libro Alone with the Devil, de Ronald Markman: casos famosos de psiquiatría a asesinos seriales.

Slayer

El disco Yield, de Pearl Jam fue inspirado por la novela Ishmael, del escritor Daniel Quinn, y por El Maestro y Margarita, del ruso Mijaíl Bulgákov; así como en algunos escritos de Charles Bukowski. El título del álbum proviene de la idea de “ceder a la naturaleza”, el cual es uno de los temas centrales de la novela “Ishmael”.

Mientras tanto, “Sign of the Cross” nos muestra a Iron Maiden de nuevo inspirados en la literatura, esta vez en el libro El nombre de la rosa de Umberto Eco. En “Du riechst so gut”, se nota el aporte de Rammstein bajo la influencia de El Perfume, y volvemos a Lovecraft, su rastro abarca canciones de Metallica, Cradle of Filth, Therion y John Petrucci.

cthulhu

Fear and Loathing in Las Vegas, el ensayo de Hunter S. Thompson (1971), no solo acabó como la genial y controvertida película de Terry Gilliam, sino que también inspiró tributos sinceros como el de la canción “Bat Country”, de Avenged Sevenfold. “The Marriage of Heaven and Hell” de William Blake fue musicalizado totalmente por la banda noruega Ulver en un CD doble. Esta monumental obra literaria critica la postura cristiana de separar el alma del cuerpo: “el cuerpo es la parte del alma que se percibe a través de los sentidos”.

Se quedan muchísimas otras referencias no abordadas, pero ya hemos visto en gran medida hasta qué punto se han fundido literatura y música. Si le echamos un ojo a muchas bandas metaleras o sinfónicas encontraremos como hemos dicho que Tolkien es su Biblia (Burzum, Rivendel, Gorgoroth, Cirith Ungol, Paradise Lost, Gandalf, Isildur’s Bane, Par Lindh Project, Blind Guardian, Manowar, Therion y Rick Wakeman); así como cientos de proyectos basan sus títulos en Alicia en el País de las Maravillas. Baudelaire es fuente inagotable de inspiración para bandas góticas. Los llamados poetas de la Generación Beat son también socorridos, y qué decir de la ciencia ficción, la mitología y la astronomía. Todos los ejemplos mencionados solo demuestran una cosa irrefutable: el rock y la literatura en la mayoría de los casos sí combinan.

Lee también

El lado literario del rock (I)

El lado literario del rock (II)

Holguín (1981). Colaborador de Opía. Investigador y promotor cultural, Licenciado en Sociología por la Universidad de Holguín. Es coautor del libro Escaleras al cielo: el rock en Holguín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here