El lado literario del rock (II)

0
774

por Raúl Cardona

La literatura y el rock han estado unidos casi desde el surgimiento de este último, y varios autores como Homero, Mark Twain y Vladimir Nabokov sirvieron de inspiración a grupos musicales para componer algunas de sus obras. Tanto en lírica como en concepto, no pocas obras literarias se encuentran filtradas en las guitarras que escuchamos de nuestros artistas preferidos. Sin embargo, muchos anteponemos la música por sobre los textos, sin darnos la oportunidad de leerlos o incluso de comprender la relación entre letra y sonido.

BeatlesEn la joya psicodélica de Los Beatles, “Tomorrow never knows”, John Lennon canta fragmentos del Libro Tibetano de los Muertos por medio de un micrófono suspendido sobre la batería de Ringo. Esas guitarras superpuestas adquieren otra dimensión cuando ponemos atención a esos rituales, además de que nos ayudan a entender la fascinación que tenía el cuarteto por la cultura de Oriente.

El nombre de la banda de Lou Reed y John Cale, The Velvet Underground, surgió de un libro homónimo sobre sadomasoquismo (escrito por Michael Leigh) que Jim Tucker, amigo de Reed y Morrison y hermano de Maureen Tucker, encontró tirado en la calle. Si tomamos en cuenta que sus páginas retrataban puro y absoluto sadomasoquismo, comprenderemos mejor el porqué de las letras sobre drogas y con alto contenido sexual que proponía Lou Reed… Incluso un subgénero del rock podría agradecerle su nombre a un libro.

Una versión relata que la revista Rolling Stone junto con el editor Barry Giffod empleó la etiqueta heavy metal para referirse al estilo más pesado del género. El término parece ser que proviene de Uranian Willy, el chico “Heavy Metal”, un personaje de The Soft Machine —nombre que inspiró por cierto a otra ilustre banda— de William Burroughs, famoso ensayista de la influyente generación beat.

H.P. LovecraftFavorito de muchos, el escritor Howard Phillips Lovecraft ha inspirado también a muchos grupos, y es que esos relatos de terror y ciencia ficción gozaban de cierta empatía, no solo con la música de la década de los sesenta, sino también con el metal: desde Black Sabbath y su tema “Behind The Wall of Sleep” hasta Metallica con el instrumental “The Call of Ktulu”. Del estilo literario oscuro también es Edgar Allan Poe, quien además de escribir El corazón delator imaginó Los crímenes de la calle Morgue, una obra que describe el asesinato de una madre y su hija, y suficientemente sangriena para que Iron Maiden grabara una pieza con el mismo título para el álbum Killers. Hablando de autores de ese tipo, alguna vez Robert Smith (The Cure) reconoció que la supuestamente racista “Killing an arab” en realidad se basaba en El Extranjero, de Albert Camus, donde se relata cómo el personaje principal dispara a un árabe que está de pie en una playa, después de mirar el mar y cegarse por la luz del sol.

J.R.R. TolkienIgualmente curioso es que la banda progresiva Marillion se llamaba en sus inicios Silmarillion, en honor a la recopilación de J. R. R. Tolkien (el autor de El Hobbit y El Señor de los Anillos). Al parecer. tuvieron que modificarlo tras algunos problemas jurídicos con quienes detentaban los derechos de ese compendio, pero la influencia del creador de la Tierra Media es innegable.

Los videos musicales también han retomado aspectos de la literatura. Las imágenes de la muy coreada “Losing My Religion”, de REM, se basan en el cuento “Un señor muy viejo con unas alas enormes” de Gabriel García Márquez, en donde un ángel que cae del cielo es exhibido como fenómeno de circo por una ambiciosa pareja. Aunque el mismo Kurt Cobain admitía no tener idea de las letras que escribía Nirvana grabó “Scentless Apprentice” que recoge pasajes de El perfume, de Patrick Süskind. El fallecido vocalista declaró en su momento a Spin sentirse como el delirante protagonista: fascinado por los olores.

Otro de los grandes ejemplos entre la relación del rock y la literatura universal es “I Robot”, pieza instrumental de Alan Parsons Project que abre el disco homónimo, la cual está basada al igual que el concepto del álbum entero en el libro del mismo nombre de Isaac Asimov. Inicialmente la idea era incluir canciones con cuentos de Asimov, pero no la pudieron llevar a cabo tal y como la habían planificado por culpa de los derechos de autor. El título tuvo que ser modificado levemente quitando la coma que va después del “I”, evitando además de igual manera las referencias obvias a cualquiera de los cuentos de Asimov, pero aquí no acabaron las referencias literarias que el grupo utilizó para sus obras. “Stereotomy” (otro título en la discografía de Alan Parsons Project) es una palabra extraída directamente del relato Crímenes en la Calle Morgue del mismo Poe.

Ride the Lightning - Metalica“For Whom the Bell Tolls”, del disco Ride the Lightning (Metallica) está basada en la novela del mismo nombre de Ernest Hemingway y publicada en 1940. Mientras tanto, “Tom Sawyer”, del grupo canadiense Rush, hace alusión directa a la obra del mismo título de Mark Twain. Otro gran ejemplo es “Tales of Brave Ulysses”, canción del grupo Cream escrita por Martin Sharp y Eric Clapton, y está basada en “La Odisea” de Homero. “

police“White Rabbit” de Jefferson Airplane, está inspirada en la obra Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Iron Maiden es un grupo que no oculta sus influencias literarias y de hecho su cantante Bruce Dickinson es también conocido por ser un escritor de libros. No es extraño así que una canción como “The Trooper” por ejemplo esté basada en La Carga de la Brigada Ligera, poema de Alfred Tennyson basado a su vez en la histórica e infame carga de la caballería ligera inglesa en Balaclava durante la guerra de Crimea. También “Don’t stand so close to me”, de The Police está inspirada en la novela Lolita de Vladimir Nabokov; en tanto “The Battle of Evermore” (inspirada en el libro “El Retorno del Rey” de la trilogía El Señor de los Anillos) fue compuesta por Led Zeppelin y apareció en su famoso disco Led Zeppelin IV.

“Tea in the Sahara”, también de The Police, está basada en The Sheltering Sky de Paul Bowles, e incluso King Crimson nombró así a una de sus canciones. El tecladista Rick Wakeman ha utilizado Viaje al centro de la tierra o la leyenda del Rey Arturo para ambientar sus ambiciosas obras conceptuales en solitario; y posteriormente produjo 1984, basado en la famosa distopía de George Orwell.

Lee también 

El lado literario del rock (I)

El lado literario del rock (III)

Holguín (1981). Colaborador de Opía. Investigador y promotor cultural, Licenciado en Sociología por la Universidad de Holguín. Es coautor del libro Escaleras al cielo: el rock en Holguín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here