Cuatro datos curiosos de Barón Rojo

0
732

Hay quien todavía piensa que el rock fue hecho para interpretarse en inglés, y así quizás lo veíamos muchos hasta el día que descubrimos a Barón Rojo. Cuentan los viejos rockers que en los años 80, cuando ser friki en Cuba era bastante complicado, canciones de esa banda como “Los rockeros van al infierno” e “Hijos de Caín”, se convirtieron en himnos de resistencia. Hoy Opía te comparte algunos datos curiosos y te invita a darle play al Barón: ¡Se oye comentar a las gentes del lugar, los rockeros no son buenos!

1- El nombre de Barón Rojo proviene del apodo del aviador alemán Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen. Este piloto de nombre impronunciable (si alguien lo consigue, nuestros respetos) derribó a 80 aeroplanos enemigos durante la Primera Guerra Mundial. Se ganó su sobrenombre por pintar siempre los aviones del mismo color, que por fortuna no fue verde fosforescente.

2- Aunque su acabado sonoro hoy no impresiona mucho, gran parte de la crítica incluye al Larga vida al rock and roll entre los diez mejores trabajos del heavy metal en español. Teniendo en cuenta que los álbumes Volumen Brutal, Metalmorfosis, En un lugar de la marcha, y el directo Barón al Rojo Vivo también están en muchas de esas listas…, pues mejor ponerse a cantar en árabe o vietnamita, porque el Panteón del castellano parece tener sus dioses

3- En 1982, durante la gira promocional del disco Volumen Brutal en el Reino Unido, los miembros de Barón Rojo conocieron a un joven y desconocido cantante inglés, a quien incluso invitaron a cantar en algunas presentaciones. El propio Sherpa, bajista del grupo, le regaló un guante de cuero con clavos, fabricado por él mismo, y no fue hasta unas semanas después cuando se enteró de que aquel chamaco sería el próximo frontman de Iron Maiden, Bruce Dickinson. Está mejor esa historia que el guion de muchas películas.

4- Pese a que eran una máquina en el escenario, el grupo siempre estuvo dividido en dos: por un lado, los hermanos Armando y Carlos Castro; y por otro, José Campuzano (Sherpa) y Hermes Calabria. Tantas eran las diferencias que viajaban a los conciertos por separado e incluso cada bando compuso canciones de forma independiente. Algo así como un matrimonio mal llevado que se sonríe frente al hijo mientras imaginan cómo estrangular al otro mientras duerme…

Fuentes: El Cuartel del Metal, El País, Taringa

La Habana (1997). Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista por azar, fotógrafo ocasional y rockero sin fronteras. Escribo un libro de memorias del rock en Cuba y aprendo ser profesor. Jefe de Redacción y Editor de Opía Magazine entre 2020 y 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here